Facebook Twitter Google +1     Admin

Paz en tu tumba Eddy Martin

20090601171536-eddy-martin.jpg

Este miércoles 16 de agosto, las descargas eléctricas y las lluvias fueron torrenciales sobre la ciudad de Pinar del Río, capital de la provincia del mismo nombre, en el extremo más occidental de la Isla cubana.

Mi madre, de 82 años de edad, pero de ideas coherentes y claras, atribuyó estos fenómenos de la naturaleza a la sensible pérdida de Eddy Martín, decano de los Narradores y Comentaristas deportivos del país, sepultado en el Panteón de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Siempre ocurre así- dice la mamita- hasta el cielo deja caer sus lágrimas sobre la tierra, indicando que un ser humano de dimensión mayor acaba de llegar al abrigo perpetuo y seguro de la eternidad sagrada.

Casi sin parar en su hablar pausado, la vieja detalla aquel día de octubre, hace más de 30 años, cuando conoció a Eddy, entonces su único hijo soñaba ser narrador.

“Nosotros vivíamos en Pons, pequeña localidad campesina del municipio de Minas de Matahambre, en el norte pinareño, era un hogar humilde de techo de guano y paredes de tabla, después Fidel lo transformó”, afirma en gesto agradecido.

Sobre la visita del afamado periodista, Julio, mi esposo, comentó insistentemente de su naturalidad, respeto y manera campechana de decir las cosas y afirmaba “como mismo lo oigo por radio es, no cambia la voz y, ¡cómo sabe ese hombre!”.

De manera sencilla y modesta Eddy compartió con la humilde familia, mostrando admiración y cariño por todos aquellos guajiros, muchos de ellos alfabetizados por la Revolución.

Al momento de la despedida confesó había sido uno de los días más felices de su vida; aquellas inolvidables horas le recordaron a su Tamarindo querido, a la tierra avileña donde nació, hermosa por sus parajes.

Ese Eddy Martín, Premio Nacional de Periodismo, Héroe del Trabajo de la República de Cuba y dueño de un verdadero magisterio como formador de gente joven, fue eslabón decisivo para que el realizador de este trabajo periodístico pudiera concretar sus sueños de ser narrador deportivo.

Ese gigante que se llevó la muerte siempre nos inculcó defender a la Revolución y sus principios, la historia y sus legados.

A ese profesor, permanente seguidor del Comandante en Jefe, hoy le decimos:
Paz en tú tumba Eddy Martín, las enseñanzas que una vez nos ofreciste, siempre se cumplirán. Lo juramos por el honor de la Patria

01/06/2009 16:16 deporte-salud #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris